Declaración del Foro de Belgrado

Declaración del Foro de Belgrado

Declaración del Foro de Belgrado

Nosotros, los participantes de la Conferencia Internacional, celebrada en Belgrado los días 22 y 23 de marzo de 2024, con motivo del 25 aniversario de la agresión armada de la OTAN contra la República Federativa de Yugoslavia (RFY) con el tema "De la agresión a un nuevo orden justo", reunidos desde todas partes del mundo, declaramos:

Pertenecemos a diferentes países, naciones, ideologías, religiones y civilizaciones, pero estamos firmemente unidos en nuestro compromiso con la paz, la igualdad y el progreso para todos los pueblos, así como en nuestra condena a las políticas de poder, expansión, dominación y hegemonía.

Condenamos resueltamente la agresión armada no provocada de la OTAN contra la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) en 1999, como una guerra ilegal, conquistadora y criminal contra un país europeo soberano y amante de la paz, emprendida sin la aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU, con la más flagrante violación de la Carta de las Naciones Unidas, el Documento Final de la OSCE de Helsinki (1975) y los principios básicos del derecho internacional.

Señalamos que la agresión se llevó a cabo con falsos pretextos y que la responsabilidad de la OTAN no puede reducirse por ninguna razón. La "catástrofe humanitaria" no fue amenazada por las autoridades estatales sino por el expansionismo de la OTAN. No fue una "masacre de civiles" en Racak, sino una reacción estatal legítima contra el terrorismo. El "Plan Herradura" no existía. Las guerras o intervenciones "humanitarias" no existen.

OTAN en 1999. devolvió la guerra al suelo de Europa, en la que Europa participó contra sí misma.

No fue una "pequeña guerra de Kosovo", sino una guerra con objetivos geopolíticos. Estos son: a) arrebatar Kosovo y Metohija de Serbia y el control total de los Balcanes; b) el despliegue de tropas estadounidenses en los Balcanes con vistas a la estrategia de expansión hacia el Este; v) sentar un precedente para intervenciones que violen el derecho internacional y la inviolabilidad del Consejo de Seguridad de la ONU; g) justificar la existencia y salida de la OTAN fuera del área contractual establecida en 1949.

Esa agresión de la OTAN representó la destrucción del orden jurídico de paz y seguridad en Europa y el mundo, establecido a raíz de la Segunda Guerra Mundial. Los Balcanes son hoy más inestables y Europa carece de una identidad y una visión independiente.

En la agresión murieron 1.139 soldados y policías, unos 3.000 civiles (incluidos 89 niños) y unas 10.000 personas resultaron heridas. Las consecuencias de los efectos prolongados de las armas con uranio empobrecido y compuestos tóxicos son mucho mayores.

OTAN ha admitido que violó el derecho internacional al atacar a la República Federativa de Yugoslavia y que utilizó municiones con uranio empobrecido.

Expresamos nuestro más profundo respeto a las víctimas humanas inocentes y nuestro más sentido pésame a las familias de las víctimas, así como a todos los ciudadanos de Serbia.

Se destruyeron o dañaron infraestructuras, energía, instalaciones industriales, escuelas, hospitales, guarderías, monumentos culturales y muchos otros objetivos civiles. Los daños directos ascienden a unos 100 mil millones de dólares estadounidenses.

Serbia, como víctima de un acto ilegal de agresión, tiene derecho a una indemnización por los daños causados ​​por la guerra.

Hacemos un llamado a renovar el trabajo de organismos estatales y profesionales especiales para determinar las consecuencias de la agresión sobre la salud de los ciudadanos y el medio ambiente, y para procesar y sancionar los crímenes de guerra contra civiles y el incumplimiento de las convenciones de guerra.

Expresamos nuestro firme apoyo y solidaridad con los esfuerzos de Serbia para eliminar las consecuencias de la agresión y sus esfuerzos para impedir que la agresión armada de la OTAN continúe por otros medios.

Expresamos nuestro pleno apoyo a la soberanía y la integridad territorial de Serbia con fronteras internacionalmente reconocidas, en la que continúa siendo miembro de la ONU, la OSCE y otras organizaciones internacionales universales.

Estamos profundamente preocupados por la violación masiva de los derechos humanos básicos de la comunidad serbia en Kosovo y Metohija, la continuada expulsión sistemática y el impedimento de regreso libre y seguro de más de 250.000 serbios y otros no albaneses expulsados ​​de sus hogares y propiedades.

Estamos convencidos de que el estatus de la provincia de Kosovo y Metohija puede resolverse exclusivamente de conformidad con el derecho internacional y la Resolución 1244 del Consejo de Seguridad de la ONU del 10 de junio de 1999, que tiene un carácter permanente y jurídicamente obligatorio.

Condenamos todas las violaciones de ese documento legal y la política de chantaje, presión y todas las medidas unilaterales encaminadas a legalizar la toma de territorio estatal, poner fin a la limpieza étnica de la población serbia restante y preparar la creación de la llamada Gran Albania.

Nos oponemos al orden mundial unipolar, que se basa en la estrategia de hegemonía y dominación global con la OTAN como instrumento armado, que ha causado grandes daños a la civilización y al humanismo. La agresión contra la República Federativa de Yugoslavia en 1999 representa la aceleración de la estrategia de expansión hacia el Este, que es una fuente de peligro para la paz en Europa y el mundo. En el momento de la agresión, la OTAN tenía 19 miembros y hoy tiene 32 miembros. Tras la construcción de la base militar estadounidense Bondsteel en Kosovo y Metohija, se crearon decenas de nuevas bases de la OTAN. Hoy en día hay más bases militares extranjeras y arsenales de armas nucleares en el "Viejo continente" que durante la Guerra fría.

Expresamos nuestra más profunda preocupación por la aceleración de la escalada de hostilidades y conflictos en las relaciones globales, que añade más leña al fuego del conflicto, las continuas provocaciones y el peligro de un conflicto global. El mundo está al borde de un abismo. La humanidad frenará la agresión desenfrenada de los centros de poder alienados o caerá en ese abismo.

Por eso estamos unidos en la exigencia del inicio inmediato de un diálogo a nivel estratégico, bajo los auspicios de la ONU, con el objetivo de detener la escalada, la acumulación de armas convencionales y nucleares y la violación de los acuerdos internacionales.

Exigimos la abolición de las bases militares extranjeras, la retirada completa de las así llamadas instalaciones y armas nucleares tácticas estadounidenses, defensas antimisiles de Europa, que empeoran la seguridad.

Pedimos que se ponga fin a la retórica de guerra y que todos los estadistas responsables recurran al diálogo y encuentren soluciones pacíficas, justas y sostenibles para todos los conflictos y crisis corrientes.

Hacemos un llamamiento a todas las fuerzas amantes de la paz en el mundo para que unan fuerzas en la lucha por el respeto del derecho internacional, la soberanía y la integridad territorial de todos los estados, fortaleciendo la autoridad y el papel de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales universales, por el respeto a la principios de igualdad, soberanía e integridad territorial, para la cooperación y coordinación en la lucha contra el terrorismo y el separatismo como amenazas globales.

Apoyamos el proceso de multipolarización de las relaciones globales y su democratización sobre la base de la igualdad soberana de todos los estados y pueblos.

Apoyamos las iniciativas de paz, seguridad y desarrollo que se basan en el principio de indivisibilidad de la paz, la seguridad y el desarrollo y que respetan las causas de los problemas. Un papel clave en ese proceso lo desempeñan los BRICS, la UEEA, la Iniciativa Global "La Franja y la Ruta", la Organización de Cooperación de Shanghai y el PNZ. Apoyamos la abolición de todos los monopolios, privilegios o "excepcionalismo". No aceptamos nuevos "muros" ni divisiones. El intento de dividir el mundo en "democracias" y "autocracias" es una subversión de los centros de poder para prolongar la duración del orden unipolar.

La política de confrontación, intervencionismo e injerencia en los asuntos internos, alentada por el complejo militar-industrial y el gran capital financiero, debe dar paso al diálogo, la asociación, el respeto de las normas básicas del derecho internacional y el orden mundial multipolar.

Para la paz, la estabilidad, la democracia y el desarrollo inclusivo son necesarios cambios radicales en las relaciones mundiales, el respeto a la igualdad soberana, la no interferencia en los asuntos de otros países, el multilateralismo, el respeto a los intereses comunes y la exclusión de todo egoísmo, proteccionismo y privilegios.

El mayor obstáculo para el orden de naciones iguales lo representan las reliquias de la Guerra fría. Por eso la OTAN debería disolverse y la doctrina del hegemonismo, el expansionismo y el neocolonialismo debería relegarse a la historia.

Condenamos la matanza en masa del pueblo palestino inocente, en particular la matanza de niños, y pedimos un alto el fuego inmediato en la Franja de Gaza y otras zonas donde vive el pueblo palestino, para finalmente poner fin al sufrimiento de un pueblo sin precedentes en historia reciente, y entregar sin trabas a la población vulnerable alimentos, medicinas, agua y otros recursos de primera necesidad. Defendemos una solución de dos Estados, el regreso libre y seguro de todos los exiliados, la abolición de la ocupación y el establecimiento de un Estado palestino dentro de las fronteras anteriores al 4 de junio de 1967, con Jerusalén Oriental como capital, de conformidad con las Resoluciones de las Naciones Unidas.

Expresamos nuestra solidaridad con el pueblo de Cuba, que durante muchos años ha enfrentado las consecuencias conflictivas del embargo unilateral de los Estados Unidos. El pueblo cubano tiene el derecho inalienable a elegir de forma independiente los caminos de su desarrollo interno, sin injerencias del exterior. Exigimos respeto a las posiciones de la ONU sobre el levantamiento del bloqueo estadounidense a Cuba y la eliminación de Cuba de la lista de "Estados patrocinadores del terrorismo" sin fundamento alguno.

Creemos que la crisis ucraniana es una consecuencia de la estrategia de expansión de la OTAN hacia el Este, por la que se han traicionado todos los acuerdos de que no habrá expansión. Creemos que la crisis puede resolverse pacíficamente, reconociendo y eliminando las causas y garantizando igual seguridad para todos los países.

El futuro común de la humanidad excluye el egoísmo y los enfoques estrechos como la tesis de la seguridad de los "mil millones de oro".

Expresamos nuestro reconocimiento y gratitud a los anfitriones: el Foro de Belgrado para un mundo de iguales, el Club de generales y almirantes de Serbia, SUBNOR de Serbia, el Fondo de la Diáspora para la patria y la asociación de veteranos del servicio de inteligencia militar, así como a los ciudadanos de Serbia, por su hospitalidad y buena organización del trabajo.

Los organizadores expresan su agradecimiento a los participantes de la Conferencia, en particular al Consejo Mundial de la Paz y a sus miembros, por su solidaridad y apoyo a Serbia y al pueblo serbio, así como por su contribución a los resultados de la conferencia.

Belgrado, 23 de marzo de 2024.

DECLARACIÓN

Participantes de la Conferencia Internacional celebrada los días 22 y 23 de marzo de 2024 en Belgrado, con motivo del 25º aniversario del inicio de la agresión armada de la OTAN contra la República Federativa de Yugoslavia,

- Condenan enérgicamente el atroz, bestial y provocativo ataque terrorista perpetrado en Moscú, en el que murieron un gran número de personas inocentes, y expresan su convicción de que los autores serán rápidamente capturados y llevados ante la justicia.

- Al mismo tiempo, expresan su más sentido pésame a las familias de las víctimas y de los heridos, a los ciudadanos de Moscú así como a todo el pueblo ruso, en su dolor y gran tristeza.

- Piden una lucha decisiva y coordinada contra el terrorismo como peligro global que amenaza a todos los pueblos del mundo.

En Belgrado, 23 de marzo de 2024

(cubavsbloqueo - Cubaminrex)